TITULO:   PINTANDO PALOMAS DE RECONCILIACION

Senderos de Paz y Reconciliación

Conocerte a ti mismo es el primer paso para salir al encuentro con el mundo. En nuestra vida diaria nos relacionamos con muchas personas, que comparten  con nosotros lazos de consanguinidad (padres, hermanos tíos, abuelos), y con otras  coincidimos en un lugar determinado por diferentes razones  como el estudio, los deportes, actos cívicos, lugares públicos, entre otros.  Dentro de los diferentes espacios de relación en los que nos movemos podemos establecer lazos con quienes nos rodean para crecer en comunidad, fortalecernos como seres humanos y consolidar nuestra personalidad. Pero a la  vez la vida en comunidad también nos trae, incomodidades, inconformismos, y conflictos.

Con Calor de Hogar

La casa, la escuela, el barrio, la ciudad, e incluso el mundo interior que cada uno de nosotros creamos en nuestra mente son espacios de encuentro, con nosotros mismos, con Dios, con quienes nos rodean, y con el entorno.

Todos  los espacios de relación con nuestros congéneres  generan canales de comunicación  que nos permiten conocer a las personas  con quienes compartimos y se transforman en escuela de convivencia, en la cual no solo se desarrollan nuevas relaciones sino que también se fomentan los valores como la tolerancia y el respeto y se facilita la integración con el entorno.

Construyendo Espacios de Reconciliación

Propiciar espacios de diálogo que faciliten procesos de mediación y reconciliación

Por medio del fomento actitudes positivas hacia el autocuidado, cuidado de los demás, protección y conservación del ambiente, se puede generar una cultura de no violencia que rija las relaciones entre las personas en la comunidad educativa que aseguren y promuevan la convivencia y la reconciliación a través de los cuales sea posible comunicar y expresar las diferentes acciones encaminadas hacia la construcción de Paz.